La fábrica de PSA Villaverde se hace más compacta para poder ser más eficiente

La factoría de PSA Madrid ha aprovechado la entrada en producción del nuevo Citroën C4 Cactus para implementar distintas mejoras que "incrementen su eficiencia". Una de las ideas claves pasa por hacerla más compacta en un doble sentido: tener el mínimo posible de espacios y tiempos muertos dentro de la cadena de montaje; y liberar espacio que permitirá, por ejemplo, tener a un mayor número de proveedores, junto a las instalaciones de producción.

En la actualidad, de la planta madrileña salen 450 vehículos al día en dos turnos de trabajo, uno de ellos de duración variable según sea la demanda del modelo. Cada coche tarda 25 horas en producirse y recorre un total de 5,4 kilómetros hasta que recibe el visto bueno.

Entre las innovaciones que se han introducido destaca el uso de carros de transporte autónomos, que reemplazan a las tradicionales carretillas y permiten hacer mucho más flexible y rápido el suministro de piezas (hasta 2.500), que se emplean para la producción de cada vehículo. Se trata de un sistema "más adecuado para factorías pequeñas como ésta y Madrid ha sido la primera de PSA en aplicarla", según Diego Troya, jefe de proyecto del C4 Cactus en la planta.

90.000 coches al año

Este modelo es el único que se monta actualmente en Villaverde y se exporta a 50 países de todo el mundo. De la primera generación del C4 Cactus, lanzada en 2014, se hicieron desde entonces 270.000 unidades (59.397 en 2017).

De alcanzarse ese volumen, se podría suavizar el ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo) que se aprobó hasta 2020 para garantizar la viabilidad de PSA Madrid. El plan también recoge la llegada de un nuevo coche en el año 2021 y la inversión de 144 millones en el proyecto.
En cuanto al modelo que ahora se encuentra en producción, cabe destacar la incorporación de avances como una nueva suspensión de amortiguadores hidráulicos progresivos o un interior mejor insonorización y más confortable.
 
Fuente: El Mundo