El Ayuntamiento de Madrid construirá 770 viviendas sociales

El Ayuntamiento de Madrid comenzará en 2016 a edificar las primeras 770 de las 4.000 viviendas sociales que aspira a construir esta legislatura, con una partida inicial de 15 millones de euros, y que estarán en los distritos de Latina, Carabanchel, Villaverde y Villa de Vallecas, donde ya hay 12 parcelas reservadas.

Manuela Carmena, ha dado este anuncio durante su intervención en el debate del estado de la ciudad, defendiendo que la capital es ahora una ciudad más abierta y cercana en la que se promueve la igualdad entre los distritos.

Estos nuevos edificios residenciales, para los que está consignada una partida inicial de 15 millones de euros, permitirán la creación de 300 empleos.

"Todos sabíamos que Madrid tenía una herida terrible con toda una escalada de desahucios", ha reflexionado la alcaldesa, quien ha reivindicado que desde su llegada al Gobierno su equipo se "arremangó" y trabajó para parar esa "sangría".

Entre las medidas ha citado la paralización de los desahucios que la EMVS estaba llevando a cabo y ha ensalzado el ejemplo y el trabajo de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) en la defensa del derecho a la vivienda.

"Algún día sabremos por qué los gestores anteriores decidieron vender viviendas a fondos de inversión. ¿Por qué en ese momento tan dramático se tomó esa decisión? ¿Por qué se quería liquidar el patrimonio municipal?", se ha preguntado la alcaldesa sobre esa operación que ha calificado de "error histórico" que hizo aún más difícil la situación de las familias.

Además, el equipo de Gobierno de Manuela Carmena está diseñando la operación de compra de 1.000 nuevas viviendas para aumentar el parque público disponible mediante la convocatoria de concursos para ello, propiciando que particulares, o entidades financieras con viviendas ociosas. La alcaldesa ha dicho que ya están los pliegos preparados para la compra de estos edificios.

"La capacidad municipal de compra está avalada por el superávit corriente, que ya no se dedica, como venía siendo práctica habitual, a adelantar el pago de la deuda", justifica en su documento de balance del primer año de gobierno.
La Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo (EMVS) ofrecerá además en este último trimestre de 2016 un total de 612 viviendas de alquiler general, y otras 194 para jóvenes a un precio reducido de 150 euros.

La EMVS cambiará el parque público de viviendas en alquiler cambiando el uso de 1.360 viviendas que estaban destinadas a la venta y no se vendían por el cierre de los préstamos de los bancos a los ciudadanos.

Durante la presente legislatura, según había anunciado previamente Manuela Carmena, se construirán 4.000 viviendas sociales, para lo que se está estudiando la colaboración con la iniciativa privada.

Con el objetivo de favorecer la mediación para acabar con los desahucios, el nuevo equipo de Gobierno abrió el 15 de julio del año pasado una Oficina de Intermediación Hipotecaria que ha atendido a 1.743 personas. Se ha abierto expediente para 1.130 personas, que han planteado 926 consultas hipotecarias y el resto sobre arrendamiento, y ha sido posible la intermediación en 415 casos.

Actualmente hay 300 expedientes cerrados o encauzados, de los que en el 68% de los casos se ha llegado a un acuerdo con la entidad financiera y en el 31% restante no se ha llegado a tal acuerdo o se ha renunciado a continuar el proceso.

La mayoría de los acuerdos se saldan con reestructuración de la deuda (34%), seguida de la entrega de las llaves de la vivienda en el proceso judicial cuando todavía no se ha llegado al lanzamiento más la condonación de la deuda (25%).

En otras ocasiones se han alcanzado acuerdos de dación en pago (12%) o dación en pago más la gestión de un alquiler social (11%).

Además, según los datos facilitados por el Ayuntamiento, una gran parte de los expedientes remitidos a intermediación hipotecaria son de los distritos de Puente de Vallecas y Carabanchel, que acumulan el 27% de los casos en un total de 21 distritos madrileños. La alcaldesa, no obstante, ha reconocido que sigue habiendo desahucios pero, ha dicho, "ya no son hipotecarios".

Sobre los asentamientos de personas viviendo en la calle viviendo en Madrid, la alcaldesa ha agradecido a la oposición que les animase a trabajar con más énfasis en la erradicación de estos lugares en los que ella mismo ha estado.

Algunos de ellos ya se han conseguido erradicar: "Los ciudadanos de Madrid no podemos consentir que las personas se degraden. No podemos consentir que las personas vivan en la calle. Tienen derecho a tener una vivienda".