Receta de la Semana

Bizcocho casero con crema pastelera y guindas

Ingredientes Bizcocho:

500 gramos de harina para repostería

4 huevos

130 gramos de aceite

250 gramos de azúcar

1 sobre de levadura para postres

1 yogur natural

Cobertura y relleno:

1 sobre de flanin (u otra marca)

400 ml de leche

4 cucharadas de azúcar

1 bote de guindas

Elaboración

1º.- Comienza preparando el bizcocho casero, mezclando la harina tamizada con la levadura.

2º.- En un bol echa las yemas de los huevos y en otro las claras. Mezcla las yemas con el azúcar, hasta que éstas estén totalmente blancas y espumosas. Añade el aceite y el yogur, mezclando poco a poco a todos los ingredientes hasta conseguir una masa integrada.

3º.- En el otro bol (aconsejable meterlo unos minutos en el congelador para que este frío), bate las claras a punto de nieve hasta que estén bien levantadas y no se te caigan al intentar cogerlas con las varillas. Cuando tengan la consistencia perfecta, entonces mézclalas con los ingredientes del otro bol, con un movimiento envolvente hasta dejar de nuevo la masa bien mezclada y uniforme.

4º.- Echa en un molde para bizcocho untado con mantequilla o aceite y hornea a 180º durante unos 30 minutos, pinchado con una aguja para ver si está bien cocido. Como siempre, si vemos que se nos empieza a tostar por arriba pronto, podemos tapar con un trozo de papel de aluminio.

5º.- Mientras se hace el bizcocho, vamos preparando la crema pastelera fácil, que será un poco más ligera que la que usamos para rellenar. Diluimos el sobre de flanin en un poco de leche hasta que no queden grumos. Calentamos el resto de la leche hasta que hierva, momento en el cual añadiremos el sobre diluido en leche. Bajamos el fuego, y removemos hasta que empiece a espesar. En estos momentos, añadimos el azúcar, y seguimos removiendo, con cuidado de que no se nos pegue, hasta que tenga la textura deseada. Reservamos y dejamos que se temple, para no echarla caliente sobre el bizcocho.

6º.- Cuando el bizcocho esté listo, deja enfriar y desmolda. Parte el bizcocho por la mitad, y rellena con las guindas cortadas en mitades o cuartos, como prefieras, y baña con la crema pastelera.