Campeonato Nacional en Villaverde

La mañana del sábado 12 de noviembre, asistí a la liguilla previa del concurso que la Sociedad Ornitológica celebra durante varias semanas en Villaverde. En las instalaciones que la Sociedad comparte, entre otros, con la AAVV Los Hogares, jueces y entrenadores se dieron cita para establecer las puntuaciones que cada ave tiene en este momento, con vistas a la competición definitiva. Así cada cuidador tiene una idea general del estado de cada canario, qué le hace falta o si se han de conservar sus cualidades actuales, para que estén en su momento óptimo y luzcan en todo su esplendor dentro de 15 días que se celebra el concurso definitivo.

Me sentí un privilegiado al ser invitado a asistir a esta fase del concurso, para que mi desconocimiento sobre el tema ya no lo sea tanto. Y así, descubrí algunas de las peculiaridades de esta competición, que hasta el momento me parecía sólo un concurso bonito, donde se puede ver un montón de pajarillos preciosos y con unos cantos alucinantes. Antes de que Clemente, miembro de la Sociedad Ornitológica de Villaverde, me haya introducido amablemente en los pormenores de esta disciplina, tengo que reconocer que mi desconocimiento era casi absoluto. Ahora que ya no es tanto este desconocimiento, puedo contaros algunas cosas sobre estos eventos que, como todo, si se dan a conocer justamente, se descubre lo interesantes que son en realidad y el gran trabajo que hay detrás.

Durante estas jornadas previas, las de liguilla, se permite el acceso público a las salas de juicio, siempre que se guarde silencio y no se hagan movimientos bruscos. El día de concurso definitivo, sólo el juez puede estar en la sala con los pájaros, para que la distracción de los animales sea la mínima. Una sobre otra, cuatro jaulas ( A,B,C,D ) se sitúan frente al experto a una distancia prudente que no asuste a los pequeños concursantes. Tiene 20 minutos para analizar los cantos de los 4, diferenciando una decena de particularidades de cada uno. Básicamente así se establecen las puntuaciones de cada ave y la media que los entrenadores tendrán en cuenta para aplicar las correcciones que crean necesarias. A parte de los aspectos técnicos, me quedo con la impresión que sentí en este proceso; de un lado los 4 canarios cantando juntos, rizando, silbando, gorjeando, haciendo silencios sincronizados, interpretando una sinfonía de la naturaleza, que es siempre diferente y sorprendente; del otro lado el juez, que me hizo sentir admiración por el don que poseen quienes son capaces de diferenciar cada matiz sonoro de las aves, sin ninguna duda, al mismo nivel que los mejores perfumistas con el olfato, o los mejores catadores con el olfato y el gusto, estos profesionales forman parte de la élite de los sentidos.

Esta mañana también conseguí entender que se juzgan dos características básicas, canto y color, que, gracias otra vez a Clemente, supe que se dividen en otras subcategorías, dando sentido al esfuerzo que los criadores hacen con sus campeones para conseguir los primeros puestos.

Haber conocido un poco más las particularidades de esta competición, que me permitan conocerla desde dentro, me hace sentir muy honrado. Todo esto me ha despertado el gusanillo, el entendimiento y poder comprender la cantidad de amor que todos los que tienen algo que ver en este mundillo tienen por la naturaleza y en concreto por las aves.

Quiero dejar constancia de un hecho importantísimo, pues esta competición que se celebra en Villaverde, aquí vecinas y vecinos, en nuestro distrito, puntúa y es parte de las numerosas citas que el Campeonato Nacional de esta disciplina programa en su calendario anual. Todo un orgullo que debe hacernos reflexionar: ¿no seria bueno hacer una mayor, mejor y más amplia difusión que la que se viene haciendo, que muestre aún más el apoyo de las instituciones? ¿Cuántas competiciones alberga Villaverde que sean parte de campeonatos nacionales oficiales?

Gracias al esfuerzo de las Asociaciones, como la Ornitológica y Los Hogares, este evento es ya tradicional entre seguidores y criadores de esta disciplina, que acuden desde todo el país con las mejores aves, para hacerse con los títulos que se ponen en juego. Conseguir que sean cada vez más quienes se acerquen a disfrutar de este concurso, promocionará el gusto por la naturaleza y sumará valor a Villaverde.


Gente de Villaverde, colaborador: Julio R. E.