Tiroteo a las puertas de Arcelor

La policía detuvo el martes a tres individuos a las puertas de la fábrica que el grupo ArcelorMittal tienetiene en Villaverde, en Madrid. La operación policial coincidió, a media tarde, con la salida de empleados de la compañía, que buscaron refugio allá donde pudieron. "Algunos volvieron a la fábrica, otros se quedaron en la parada de autobús que hay justo a la salida", cuentan testigos presenciales del suceso. "Hubo disparos, unos 20 policías corriendo, algunos de paisano, pistola en mano", recuerdan. "Había gente grabándolo todo con sus móviles".

Fuentes policiales explicaron que a primera hora de la tarde del martes hubo un atraco en un supermercado en el distrito de Arganzuela. Después, las mismas personas atracaron otro establecimiento en Carabanchel y se dieron a la fuga. "Se produjo una persecución por la A-42 y finalmente se detuvo a tres individuos", indicaron. Los detenidos cuentan en su haber con más de 30 antecedentes delictivos.

ArcelorMittal emplea en la fábrica de Villaverde a algo más de 100 personas. A principios de 2012 el gigante siderúrgico anunció el fin de la actividad pricipal de fabricación de la planta madrileña, en la que en la actualidad se mantienen sólo las oficinas centrales, área de comercialización, almacenamiento de chatarra y transformación de productos. La fábrica de Villaverde empleaba a casi 400 personas con una capacidad de producción de 500.000 toneladas anuales; la planta pasó de exportar el 60% de su producción en 2006 al 84% en 2011, dificultando el transporte de sus mercancías.

La multinacional cerró 2013 con unas pérdidas de 2.545 millones de dólares (1.873 millones de euros) reduciendo sus números rojos un 24% respecto al ejercicio anterior.